Tu país es un milagro

wpid-b3230-2012-05-23-00-041.jpg

—¿Qué me distingue desde mi infancia? Indiferencia hacia lo costarricense por corriente, por cotidiano, por común. Una sensibilidad embotada hacia las maravillas de mi propio país. ¿Adónde busco? En las Europas antiguas, en las Indias exóticas, en las Áfricas milenarias… Costa Rica es solo eso… un lugar corriente, harto conocido, nada mágico, nada esplendoroso, nada destacado. Así es para mí. ¿Y para vos?

—Para mí, tu país es un milagro. No puedo verlo con indiferencia porque es el lugar de arribo, el punto de destino, el sitio soñado por generaciones de mi gente desde hace siglos. Tan solo encontrarlo ya fue un misterio. Tu país, este país, fue lugar de peregrinación. En secreto, para algunos de nosotros, lo es todavía.

—¿Peregrinación? ¿Para quiénes? No tuvimos grandes pirámides, como México y Guatemala. No teníamos al gran Inca, como Perú. No había misteriosas figuras, como las líneas de Nazca. Monumentos sin par se encuentran en todo el orbe. ¿Y aquí? Nada. Solo una inmensa e impenetrable selva tropical.

—Una de las más impresionantes selvas, si me lo preguntás.

—Palos y bichos, esa es nuestra grandeza.

—Vida bullente.

—Ninguna construcción monumental.

—Porque esta era una tierra de espíritus, no de fabricaciones humanas. ¿Qué crees que tratan de representar las pirámides?

—¿Montañas?

—¿Has visto alguna vez una pirámide sobre una montaña?

Pensó en Egipto, en Teotihuacan, en Chichen-Itzá. No, no estaban cerca; de hecho, a veces estaban a muchos kilómetros.

—Las montañas artificiales eran una manera de atraer a los dioses hasta aquí, de imitar sus habitáculos para ver si era posible atraer su favor. ¿Para qué necesitarías una montaña artificial si tienes las de verdad? ¿Para qué tienes que atraer a los dioses cuando vives entre ellos?

—¿Querés decir que las pirámides se hacían a imagen y semejanza de nuestras montañas?

—Quiero decir que tus ancestros no necesitaban crear pirámides para llegar hasta los dioses. ¿Cuántos volcanes podés nombrar, sin esfuerzo?

—Rincón de la Vieja, Poás, Irazú, Arenal, Turrialba…

—¿Y quién creés que es la Vieja?

—¿Alguna viejilla o anciana que vivía cerca del volcán?

—¿Has oído hablar del Popocatépetl?

—No.

—Es un volcán muy venerado en México. Los que viven a sus faldas, los que recuerdan sus secretos, lo llaman don Gregorio o… El Viejo.

—¿El Viejo? ¿Creés que esto tenga alguna relación con La Vieja?

—¿Cómo sabés que no la tiene? ¿Cómo descartás el conocimiento de quién habitó esas tierras hirvientes?

Anuncios

3 comentarios sobre “Tu país es un milagro

    1. Sí, entre las brumas, debajo de las nubes, escondidas por las hojas del bosque… esta es una tierra llena de secretos y nos hemos acostumbrado a no verlos. ¡Gracias por tu comentario!

  1. Desde Europa antigua diviso Costa Rica como una cuna verde para viejas leyendas, vivas, entrañables y buscadas. Quizás por ello el hombre quiere volver a nacer; pero yo en tierra virgen, entre dos mares, entre dos mundos que tú percibiste, sin darte cuenta, desde que te viste rodeada de bichos y palos sin saber porque estaban ahí. Quizás para darles vida, o sueño, en forma de exótico paisaje.

Comparte tus palabras

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s