Escucha el susurro de los árboles

Escucha el susurro de los árboles.

No puedes oírlo confinada en las paredes de cemento, sobre los caminos de asfalto y desde tu torre de cristal.

Escucha el llamado de los árboles.

Aun cuando no puedes verlos, los sientes: sus raíces te tocan las plantas de los pies; su savia se te mete en las venas como si siempre hubiese estado ahí.

Escucha el clamor de los árboles.

Aun cuando no los talas tú misma, sientes el dolor de los cientos de miles de troncos que en este momento sucumben en todo el orbe. Escuchas el estruendo que cae sobre la selva. Distingues el grito de piedad que emite el árbol en su última caída. Los ilusos lo confunden con el mero sonido de la madera. Es en realidad el último aliento del coloso en el momento de sucumbir.

Escucha el canto de los árboles.

Bosque adentro, adonde muy pocos son admitidos, un coro de árboles danza y canta, canta y danza, a la espera de las edades del tiempo, mientras los mortales siguen su vida y sueñan con descubrir los secretos de la inmortalidad.

Anuncios

Un comentario sobre “Escucha el susurro de los árboles

Comparte tus palabras

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s