Sientes el cambio

Sientes el cambio. No es perceptible, pero lo sientes en la falta de resistencia. Ya no es tan difícil guardar silencio. Ya no debes hacer un esfuerzo; simplemente estás ahí, callada, escuchando. Pero todavía es artificial, todavía es incompleto. ¿Por qué? Una nueva emoción ha reemplazado a la anterior. En lugar de la compulsión incontrolable por hablar, expresarte, hacerte oír, ahora encuentras una reacción de molestia ante las interrupciones. ¿Por qué no se permiten hablar entre ellos? ¿Por qué nadie está escuchando? Todos están tomando la palabra por tomarla. La están desgastando en cada frase incoherente, cada idea inconclusa, cada balbuceo sin sentido, cada rodeo sin dirección. Se te hace una pérdida de tiempo. Tu reacción emocional salta en formas diversas: enojo, aburrimiento, decepción, distracción, falta de deseo… Ya no sabes qué tienes. Solo sabes que el silencio te está rodeando, te está acorralando, te está obligando a buscar la soledad en lugar del encuentro. Te retiras hacia dentro de ti misma; aunque no lo sepas, aunque los demás te vean tan normal. Sus vidas siguen, te das cuenta. Y pueden vivir sin ti. No les hace falta tu cháchara sin sentido, tus insidiosos comentarios, tus críticas catárticas. No. Pueden vivir bien sin ti. Lo han demostrado. Nadie es indispensable.

Y sin embargo, a pesar de todo, aún sabes que no has alcanzado el silencio pleno. No el interno. No el de la palabra visible, escrita, tallada. Todavía bulles. Ya no hablas, pero escribes. Ya no alzas la voz, pero a veces tu silencio es un grito. Y otros también lo sienten.

No sufras. No llores. No calles. No es callar el silencio. Es la ausencia de emisión. El silencio es un estado de quietud. Ahora me doy cuenta. Aquí, sin voz, en el fondo de esta caverna de la que no habré de salir más en esta encarnación.
Escúchame bien, siéntete y siénteme. Somos una y la misma. ¿Cuántas veces te lo he dicho ya? Si ahora puedo rozar el silencio, entonces tú también lo has hecho. La experiencia, el recuerdo, están en ti porque están en mí. Búscalos, hazlos emerger. ¿Lo sientes? Tus lágrimas me dicen que sí. Porque yo lo siento y es mi experiencia de este instante la que tú estás recordando, reviviendo… ¿Te das cuenta de que no hay vacío? El silencio no es ausencia de ruido; no es ausencia. Punto.

Anuncios

2 comentarios sobre “Sientes el cambio

Comparte tus palabras

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s