Bosque adentro

¿Dónde más se encuentran las más antiguas verdades?
¿Dónde más habitan los más ancianos
de nuestros eternos señores del tiempo?
¿Dónde, sino en el bosque,
yace la semilla de la vida?

Canta, poeta, el canto del bosque.
Lleva la voz de los antiguos
hasta las colinas de asfalto,
las montañas de concreto,
las sonoras monstruosidades
que ustedes,
humanos,
reconocen ahora como
su lugar de habitación y sustento.

Canta nuestro lamento.
Llora con el llanto de la lluvia.
Llora,
te digo,
con el llanto del bosque profundo,
de la selva virgen,
de la tundra inviolada,
de la montaña protegida
por brumas mortales.

Llora con el llanto
de los arbóreos seres
que aún permanecemos,
firmes,
vitales,
sensibles,
en nuestro antiguo refugio,
la tierra que nos dio la vida,
en la tierra que nos cubrirá
tras nuestra muerte.

Canta con el canto de la madera hueca,
del tronco caído,
del jaguar
y el cocodrilo.

Gorjea y grita,
canta y gruñe,
sisea y pita
los llantos del bosque,
los clamores del bosque,
las peticiones del bosque.

Canta,
poeta,
canta
el canto de la vida.

Anuncios

Comparte tus palabras

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s